¿Qué tal mejores padres? NYTimes

Estoy de acuerdo con este artículo y como me pareció muy bueno, lo traduje y lo pongo a su disposición.

Por Thomas L. Friedman. Publicado en NYTimes: 19 de Noviembre de 2011

En los últmos años, hemos tratado montones de artículos de opinión sobre cuánto necesitamos mejores profesores en nuestras escuelas públicas y, si solo los sindicatos de profesores irían, nuestros chicos darían resultados como los de Singapur en las grandes evaluaciones internacionales. No hay duda que un gran profesor puede hacer una enorme diferencia en el rendimiento de un alumno, y nosotros necesitamos reclutar, capacitar y recompensar más a tales profesores. Pero en este punto está lo que algunos nuevos estudios también están mostrando: Necesitamos mejores padres. Padres más focalizados en la educación de sus hijos también pueden hacer una enorme diferencia en el rendimiento del alumno.

¿Cómo lo sabemos? Cada tres años, la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo o O.E.C.D., lleva a cabo exámenes como parte del Programa para la Evaluación Internacional de alumnos, o PISA, que evalúa a adolescentes de 15 años de edad en las principales naciones industrializadas del mundo sobre su comprensión lectora y habilidad para utilizar lo que han aprendido en matemáticas y ciencia para resolver problemas reales -las habilidades más importantes para tener éxito en la escuela y la vida. Los adolescentes norteamericanos de 15 años no se han distinguido en los exámenes de PISA en comparación con los estudiantes de Singapur, Finlandia y Shanghai.

Para comprender mejor por qué algunos estudiantes prosperan tomando las pruebas PISA y otros no, Andreas Schleicher, quien supervisa los exámenes de la OCDE, fue alentado por los países de la misma, a ver más allá de las aulas. Así, comenzando con cuatro países en el 2006, y luego añadiendo 14 más en el 2009, el equipo PISA fue a los padres de 5 000 estudiantes y los entrevistó “sobre la forma en que criaron a sus hijos y luego los compararon con los resultados de la prueba” por cada uno de esos años, Schleicher me explicó. Hace dos semanas, el equipo PISA publicó los tres principales hallazgos de su estudio:

Los alumnos de quince años de edad cuyos padres leen libros con ellos frecuentemente durante su primer año de escuela primaria muestran resultados notablemente más altos, en PISA 2009, que los estudiantes cuyos padres leen con ellos con poca frecuencia o nunca. La ventaja del desempeño entre los estudiantes cuyos padres les leen en sus primeros años de escuela es evidente independientemente del nivel socioeconómico de la familia. El compromiso de los padres con sus hijos de quince años está fuertemente asociado con un mejor rendimiento en PISA.

Schleicher me explicó que “solamente con preguntar a tu hijo cómo estuvo su día en la escuela y mostrándole un verdadero interés por el aprendizaje que están teniendo puede tener el mismo impacto que horas de tutoría privada. Es algo que cada uno de los padres puede hacer, sin importar su nivel educativo u origen social”.

Por ejemplo, el estudio PISA reveló que “los estudiantes cuyos padres informaron que leyeron un libro con su hijo ‘todos los días o casi todos los días’ o ‘una o dos veces por semana’ durante el primer año de la escuela primaria obtuvieron en PISA 2009 mayores puntajes que los estudiantes cuyos padres informaron que leyeron un libro con su hijo ‘nunca o casi nunca’ o solamente ‘una o dos veces al mes’. En promedio, la diferencia de puntaje es de 25 puntos, el equivalente de más de medio año escolar.

Sí, los estudiantes de hogares más acomodados son más propensos a tener padres más involucrados. “Sin embargo,” el equipo PSA encontró, “incluso cuando se comparan estudiantes de similares niveles socioeconómicos, que aquellos alumnos cuyos padres les leyeron libros regularmente cuando estuvieron en el primer año de primaria rindieron 14 puntos más, en promedio, que los estudiantes cuyos padres no les leyeron.”

El tipo de particpación de los padres también importa. “Por ejemplo,” el estudio PISA advirtió, “en promedio, la diferencia de puntaje en lectura que está asociada con la particpación de los padres es mayor cuando los padres leen un libro con su hijo, cuando hablan sobre las cosas que han hecho durante el día y cuando les cuentan historias a sus hijos.” La diferencia de puntaje es menor cuando la particpación de los padres toma la forma de simplemente jugar con sus hijos.

Estas conclusiones de PISA encontraron eco en un estudio reciente realizado por el Centro para la Educación Pública perteneciente a la Asociación Nacional de Consejos Escolares, redactado por el Director del Centro, Patte Barth, en el último número de la American School Board Journal.

El estudio, llamado “De vuelta al colegio: Cómo la participación de los padres afecta el rendimiento del alumno,” encontró algo “un tanto sorprendente”, escribió Barth: “La participación de los padres puede adoptar muchas formas, pero sólo unas pocas de ellas se relacionan con el mayor rendimiento del estudiante. De las que funcionan, las acciones paternas que apoyan el aprendizaje de los hijos en casa son más propensas a tener un impacto en el rendimiento académico en la escuela.”familia

“Supervisar las tareas, asegurar que los hijos vayan a la escuela, recompensar sus esfuerzos y hablarles de la idea de ir a la universidad. Estas acciones paternas están vinculadas a mejorar la asistencia, notas, calificaciones de pruebas y preparación para la universidad”, escribió Barth. “El estudio encontró que conseguir que los padres se impliquen con el aprendizaje de sus hijos en casa es un conductor más poderoso de los logros que la asistencia de los mismos a las reuniones de padres de familia o del Consejo Escolar, voluntariado en las aulas, participación en la recaudación de fondos o presentarse en las veladas de vuelta a clases.”

Para estar seguro: no hay sustituto para un buen maestro. No hay nada más valioso que una gran instrucción en el aula. Pero dejemos de poner todo el peso en los profesores. También necesitamos mejores padres. Unos mejores padres pueden hacer más eficaces a los profesores.

Publicado el noviembre 24, 2011 en Educación y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Habría que comentarlo, David: lo sabrás hacer muy bien.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: