Planificación educativa

En estas fechas solemos preparar el año escolar planificando las actividades educativas. La ventaja que implica no requiere justificación ya que es condición necesaria para la buena marcha de la organización educativa.

Sin embargo, pienso que conviene tener en cuenta que la tarea educativa -de ambos: educador y educando- es por antonomasia un ejercicio de libertad y como tal no puede predeterminarse completamente.

En este sentido, el aporte personal del educador -que tiene nombre y apellido- es fundamental. Los planes, horarios, funciones y responsabilidades establecidas están al servicio de unos actores que aportan –si quieren– mucho más que lo previsto para el día a día de la institución educativa.

pict 139

Más que recalcar normas, los directivos pueden dirigir sus esfuerzos a convencer a los educadores para que quieran dar lo mejor de sí en pos de los objetivos formativos. Insistir prioritariamente en los compromisos formales puede conducir a que todos sepan lo que deben hacer, pero esa insistencia no bastará para que quieran hacerlo.

Acerca de David Arévalo

Soy un Educador y Profesor de Filosofía.

Publicado el febrero 11, 2013 en Educación y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: