Archivo del sitio

Optimismo


Ver el lado positivo de la vida…

Aprovechar el tiempo…

Son cosas que oímos con frecuencia, pero ¿estamos dispuestos a tomarlas en serio? A continuación unas pistas sobre eso:

Liz Murray: Homeless to Harvard


Liz Murray se sobrepuso a la situación de indigencia en que se encontraba como resultado de la destrucción de su familia por las drogas.
Sin embargo, ella comprendió la escasez del tiempo e hizo todo lo que estuvo a su alcance para no “desperdiciar” su vida, llegando a estudiar en la prestigiosa universidad de Harvard.

¿Construcción o Formación?


Imaginemos un carpintero trabajando: Separa la madera, los clavos, el pegamento, la pintura, escoge las herramientas, revisa minuciosamente el diseño del mueble a fabricar… Marca, corta, pega, cepilla, lija, pinta… Y tenemos una mesa, por ejemplo.
Pensemos en un alumno aprendiendo historia: Saca de la mochila lápiz, cuaderno, libro… Se acomoda en su asiento, escucha, pregunta, escribe y… nada más.

En el primer caso, el carpintero está construyendo una mesa, en el segundo caso el alumno está conociendo algún momento de la historia. En ambos casos son seres humanos haciendo algo. Unas actividades son transitivas (culminan en algo externo al sujeto), y otras actividades son inmanentes (sus resultados permanecen en el sujeto).

Lee el resto de esta entrada

De vuelta a clases…


Creo que un poco de filosofía nos viene bien a todos: En el vídeo algunas líneas para profundizar en el conocimiento de uno mismo.

Gigantes de acero (Real Steel)


Viendo la película tan bien protagonizada por Hugh Jackman, pienso que la trama tiene por fondo la historia de dos personas (Charlie y Max) cuyas vidas se ven confrontadas por una oportunidad de ser mejores que como son y superar los errores del pasado.

Pienso que esta situación es frecuente en la vida: la toma de decisiones. Algunas decisiones nos hacen peores y eso está muy bien representado en la puesta en escena de un Charlie “acabado” y mediocre pero que antes fue una estrella; sin embargo, nuestra vida sigue su dinamismo y por ello el protagonista es confrontado por la novedad más radical que puede haber (Hannah Arendt comentando a San Agustín): un hijo (Max), que está comenzando a tomar sus decisiones.

Fruto de esta coyuntura y de las bellas personas que les rodean tanto a Charlie como a Max, ambos deberán tener valentía y llegar mucho más lejos que donde estaban al comienzo. Mientras se realiza este avance y en la medida en que Charlie lo asume, se le nota como más feliz, más seguro, más firme, más padre para su hijo.

Me pregunto si a pesar de la rutina de la vida cotidiana, logramos detectar las oportunidades que se presentan para ir más allá de donde nos encontramos, para ser mejores que como somos y ser más felices.

Parte de la vida humana se juega en ello, me parece.

A %d blogueros les gusta esto: