Archivo de la categoría: Educación

Educar a… Alejandro, María, José, Daniela, Arantza… o sea, personas


Al comenzar la jornada cada día en la escuela, nuestras miradas se entrecruzan con las de los alumnos que asisten a ella. Una vez en el aula, el maestro hace sus mejores esfuerzos para que la actividad que planificó para el dictado de su curso de ese momento se lleve a cabo a la par que el estudiante aprenda interiorizando la lección. Luego cambia la asignatura y también el profesor y se repite la faena hasta acabar la jornada escolar diaria y todos vuelven a sus hogares.

¿Esto resume la vida escolar? No, es el resumen de uno de sus aspectos. La vida de los chicos en la escuela es mucho más variada; ellos suelen darse cuenta. Esa descripción deja de lado los acontecimientos más importantes que se juegan cotidianamente en el colegio.

Lee el resto de esta entrada

El “core business” de la educación


Es un lugar común que al proponernos erigir nuevas instituciones educativas o hacer cambios sustanciales en las mismas, solemos ocuparnos de la misión, visión y luego revisamos los aspectos legales (licencias, autorizaciones de funcionamiento, certificado de defensa civil, ministerio de trabajo, etc.), infraestructura y equipamiento (planos, normas, presupuestos, mobiliario, equipos, etc.), pedagogía (plan de estudios, carteles de contenidos, proyecto curricular, diversificación, sílabos, útiles escolares, materiales, etc.), finanzas (costos de inversión, costos de funcionamiento, flujo de caja, punto de equilibrio, fuentes de financiamiento, etc.), administración (matrículas, pensiones, contratos, planillas, impuestos, procedimientos, registros, actas de notas, constancias, etc.), organización (organigramas, protocolos, manuales de funciones, etc.)

Parece ser que definiendo estos asuntos, el proyecto está completo y solamente faltaría proveer al equipo de la gente y los recursos para llevarlo a cabo. Sin embargo, quisiera proponer dos cuestiones: ¿tenemos clara cuál es la esencia de la actividad educativa? o, con otras palabras, ¿cuál es el core business de este sector económico? Y además, ¿por qué los padres de familia matricularían a sus hijos en este colegio y no en otro? Ciertamente hay diversas respuestas, como diversas son las instituciones educativas; no obstante, me permito ofrecer una reflexión al respecto. Lee el resto de esta entrada

Autonomía en la educación


Diario ElComercio.pe

Recientemente, hemos sabido en nuestro país del caso de unos bomberos que ingresaron al incendio para verificar que no hayan personas dentro pero que fueron repelidos por la explosión de un balón de gas. Hemos visto las imágenes del comandante y sus compañeros que heroicamente ingresaron y heroicamente se ayudaron a salir del fuego.

Eso me ha hecho pensar en la frecuencia con que el logro de la autonomía se señala como prioridad para los procesos educativos y como medio para ello se alude a reducir gradualmente los controles externos al alumno a fin que este -libre de condicionamientos extrínsecos- pueda hacer las cosas por sí mismo. Lee el resto de esta entrada

¿Cómo enseñar a pensar a los hijos?


Nuestros hijos están aprendiendo muchas cosas y necesitan de nuestro acompañamiento experto porque no todo lo que piensan tiene el mismo valor. Pensar, pensamos todos, pero acá consideramos el correcto pensar, el pensar que aclara dudas y enuncia soluciones (también se puede pensar oscureciendo las dudas y las soluciones).

cambiarkr4Observar atentamente es uno de los primeros pasos para pensar; hacer el esfuerzo de concentrar la atención en un asunto para distinguirlo de otros es muy importante. Por el contrario, curiosear en todo lo que llama la atención no es buena receta ya que conduce a estar enterados de todo pero superficialmente.

La reflexión personal, el esfuerzo por comprender a fondo lo experimentado: buscar las causas, comprender las consecuencias compararlo con lo que yo –el hijo- ya pensaba sobre el tema.

Descubrir que la verdad produce una sensación de seguridad en quien la conoce y mientras menos verdad se tiene, menos seguro uno se siente. Lo contrario sería un error: el médico diagnostica una enfermedad y prescribe su tratamiento porque sabe lo que hace no porque así lo siente.

El estudio de casos. Podemos conversar con nuestros hijos sobre un tema cercano conocido por ambos y animarle a comprender las causas del suceso así como sus consecuencias; analizar si hubiera comenzado de otra forma, cómo habría acabado, cómo podrían haberlo resuelto de otra manera, etc.

La investigación continua también es una alternativa: comprender las ideas y las soluciones de otros nos da un ejemplo de cómo hacerlo nosotros y por lo general nos adelanta enormemente en el conocimiento. Por ejemplo leer juntos el editorial de un periódico serio y alentarle a identificar lo que dice y lo que supone relacionándolo con lo que acontece realmente.

Más que enseñar, hay que aprender a pensar ya que es una actividad personal. En la vida hay que aprender a pensar bien de forma que guíe mi obrar para ser feliz (todos los padres deseamos que nuestros hijos sean felices). Esta es la primera condición y la segunda es que sea en cuestiones relativas a la edad y capacidad de los chicos.

¿Y si no nos ocupamos de esto? Pues otros lo harán… Tal vez –con sus riesgos – nuestro mismo hijo, sus amigos, la televisión o el internet. A nosotros nos toca promover, ¿estamos dispuestos?

Cuando termina el colegio…


Estudiantes SMLa universidad representa un momento privilegiado para discernir, sintetizar y cultivar las lecciones más importantes aprendidas en el colegio. Los nuevos estudiantes experimentarán en carne propia lo que significa “crecer” en el sentido que ampliarán sus capacidades y conocimientos. Lee el resto de esta entrada

Liderazgo y participación en la escuela


Les dejo las diapositivas prezi que preparé para presentar el libro del autor Edistio Cámere.

Participar no alude a un activismo hueco, sino que se refiere a tomar parte en las responsabilidades de la organización, según los ámbitos de competencia específicos. Es decir, “en la formación de una cultura de liderazgo la escuela debe estar atenta a fomentar y crear espacios de participación y toma de decisiones también a nivel de los alumnos.”

Selección de personal


Heineken nos brinda una creativa muestra de selección de personal.
Para un puesto de alta velocidad en educación, sí que sería una buena alternativa.
¿Qué opinan?

Familia y sexo


Apuntes para padres y otros educadores acerca de qué es y cómo conducir la educación sexual de los niños y adolescentes:

¿Gestión, Dirección, Gobierno…? ¿Cómo dirigir una escuela?


No conozco la respuesta exacta pero sí conozco una propuesta conveniente:

El libro Gobierno de personas en la empresa es una propuesta consistente y muy importante para comprender y dirigirse en una organización de cualquier tipo.

No puedo resumirlo –ni hace falta- en estas líneas pero sí puedo mencionar que permite un enfoque coherente desde todos los ángulos de la organización. Sirve tanto para todos los que tienen alguna responsabilidad en o para la organización: no ilumina solamente el “frente interno” sino que integra el entorno, clientes y demás personas –mejor que “grupos de interés”- que interactúan con la misma. Lee el resto de esta entrada

Planificación educativa


En estas fechas solemos preparar el año escolar planificando las actividades educativas. La ventaja que implica no requiere justificación ya que es condición necesaria para la buena marcha de la organización educativa.

Sin embargo, pienso que conviene tener en cuenta que la tarea educativa -de ambos: educador y educando- es por antonomasia un ejercicio de libertad y como tal no puede predeterminarse completamente.

En este sentido, el aporte personal del educador -que tiene nombre y apellido- es fundamental. Los planes, horarios, funciones y responsabilidades establecidas están al servicio de unos actores que aportan –si quieren– mucho más que lo previsto para el día a día de la institución educativa.

pict 139

Más que recalcar normas, los directivos pueden dirigir sus esfuerzos a convencer a los educadores para que quieran dar lo mejor de sí en pos de los objetivos formativos. Insistir prioritariamente en los compromisos formales puede conducir a que todos sepan lo que deben hacer, pero esa insistencia no bastará para que quieran hacerlo.

A %d blogueros les gusta esto: