Archivo de la categoría: Educación

Ética: más que soft skills


Observemos un notable caso de habilidades puestas en acción:

Empatía espontánea que facilitaba la comunicación horizontal entre todos los colaboradores, una magnífica gestión del tiempo: cada momento cuenta y sería un costo altísimo que se desperdicie, capacidad de adaptación ante las eventualidades imprevistas que surgieron durante la intervención,  colaboración interpersonal fluida que permitió que se apoyen mutuamente con la parte asignada a cada uno, compromiso firme para no abandonar la tarea empezada hasta que culmine, organización precisa con una clara distribución de funciones y tareas exactamente coordinadas y, por último, un liderazgo muy bien empoderado que guió al conjunto para alcanzar el logro de los objetivos propuestos.

Se trata de… una banda de asaltantes de bancos. Con ello quiero decir que a poco que se observe la acción delictiva o corrupta se podrá notar que exige la puesta en marcha de habilidades blandas como las que describo u otras, además de un conocimiento especializado que sea preciso y eficaz (leyes, finanzas, ingeniería, etc.). Por eso es que considero que una estupenda capacitación profesional y el desarrollo de habilidades blandas no brindan los recursos que las personas necesitan para resistir la tentación cuando se presenta ni para conducirse con rectitud a la hora de llevar a cabo sus funciones sociales en la empresa, en el Estado o en sus relaciones interpersonales.

Al parecer, hemos olvidado algo muy importante que se encontraba en el origen mismo de nuestra civilización occidental, esto es, la excelencia en la conducción de la propia vida (ética) a diferencia de la mera subsistencia (vivir) o de la manipulación de objetos (técnica). Me refiero al componente ético llamado virtud que básicamente consiste en la capacidad adquirida para conducirse a uno mismo de acuerdo a criterios de mejora del propio decisor y de los demás; por ello, Aristóteles se refería a ella como una perfección que cada quien puede darse a sí mismo y, por el contrario, aquello que conduce al resultado opuesto (deterioro de la propia persona), lo designaba como vicio.

En la actual coyuntura de nuestro país estamos observando un desfile de modelos de conducta por parte de personajes tanto del sector público como del privado que han perpetrado acciones inmorales de corrupción. Tales formas de comportamiento se caracterizan por deteriorar la condición humana de sus protagonistas (por el dinero mal habido se han vuelto deshonestos) y por causar daños al resto de peruanos ya que se han omitido muchos beneficios sociales que con esos dineros podrían haberse creado (más escuelas, mejores hospitales, mejores vías de comunicación, más emprendimiento, etc.).

Sin embargo, esta nación no se ha hundido y ello a pesar de las acciones de los renombrados personajes de la corrupción, ante cuyo panorama sombrío por inmoral, se yergue, antagónico, el otro frente de millones de peruanos que cada día se ganan el pan con el sudor de su frente: minutos antes del amanecer, las calles se llenan de personas que inundan las combis, los buses, los colectivos y las avenidas con sus autos particulares y al fin del día se repite el espectáculo cuando culminan sus jornadas y vuelven a sus hogares. Si nuestro país ha superado tantos reveses en la historia y si resiste los golpes traidores de unos pocos que ven al Estado como botín a expoliar es debido a esa mayoría de personas que cada día saben conducirse de tal manera que se empeñan en hacerse cargo de sus vidas positivamente.

Creo que la salida de la crisis también pasa por empeñarnos en promover esa clave ética que asegura en cada persona la capacidad de cumplir las leyes y de actuar positivamente en cualquier circunstancia porque permiten que cada quien se acostumbre a usar sus habilidades y sus conocimientos para la mejora de su persona y de los demás.

Anuncios

Las personas pueden educar personas


Juan Carlos conocía su dispositivo casi a la perfección (instalación del chip, configuración, ahorro de batería y megas, sistema operativo, capacidad de la memoria interna y RAM, megapíxeles de las fotos, sincronización de cuentas, etc., etc.) Sus compañeros en el colegio solían consultarle cuando tenían problemas con sus dispositivos, cuando querían hacer materiales para las clases o para crear preparaciones interactivas para las presentaciones con los padres de familia de los alumnos. En fin, Juan Carlos era un capo de la computación y de las matemáticas, que era la materia que dictaba en el colegio. Lee el resto de esta entrada

Educar a… Alejandro, María, José, Daniela, Arantza… o sea, personas


Al comenzar la jornada cada día en la escuela, nuestras miradas se entrecruzan con las de los alumnos que asisten a ella. Una vez en el aula, el maestro hace sus mejores esfuerzos para que la actividad que planificó para el dictado de su curso de ese momento se lleve a cabo a la par que el estudiante aprenda interiorizando la lección. Luego cambia la asignatura y también el profesor y se repite la faena hasta acabar la jornada escolar diaria y todos vuelven a sus hogares.

¿Esto resume la vida escolar? No, es el resumen de uno de sus aspectos. La vida de los chicos en la escuela es mucho más variada; ellos suelen darse cuenta. Esa descripción deja de lado los acontecimientos más importantes que se juegan cotidianamente en el colegio.

Lee el resto de esta entrada

El “core business” de la educación


Es un lugar común que al proponernos erigir nuevas instituciones educativas o hacer cambios sustanciales en las mismas, solemos ocuparnos de la misión, visión y luego revisamos los aspectos legales (licencias, autorizaciones de funcionamiento, certificado de defensa civil, ministerio de trabajo, etc.), infraestructura y equipamiento (planos, normas, presupuestos, mobiliario, equipos, etc.), pedagogía (plan de estudios, carteles de contenidos, proyecto curricular, diversificación, sílabos, útiles escolares, materiales, etc.), finanzas (costos de inversión, costos de funcionamiento, flujo de caja, punto de equilibrio, fuentes de financiamiento, etc.), administración (matrículas, pensiones, contratos, planillas, impuestos, procedimientos, registros, actas de notas, constancias, etc.), organización (organigramas, protocolos, manuales de funciones, etc.)

Parece ser que definiendo estos asuntos, el proyecto está completo y solamente faltaría proveer al equipo de la gente y los recursos para llevarlo a cabo. Sin embargo, quisiera proponer dos cuestiones: ¿tenemos clara cuál es la esencia de la actividad educativa? o, con otras palabras, ¿cuál es el core business de este sector económico? Y además, ¿por qué los padres de familia matricularían a sus hijos en este colegio y no en otro? Ciertamente hay diversas respuestas, como diversas son las instituciones educativas; no obstante, me permito ofrecer una reflexión al respecto. Lee el resto de esta entrada

Autonomía en la educación


Diario ElComercio.pe

Recientemente, hemos sabido en nuestro país del caso de unos bomberos que ingresaron al incendio para verificar que no hayan personas dentro pero que fueron repelidos por la explosión de un balón de gas. Hemos visto las imágenes del comandante y sus compañeros que heroicamente ingresaron y heroicamente se ayudaron a salir del fuego.

Eso me ha hecho pensar en la frecuencia con que el logro de la autonomía se señala como prioridad para los procesos educativos y como medio para ello se alude a reducir gradualmente los controles externos al alumno a fin que este -libre de condicionamientos extrínsecos- pueda hacer las cosas por sí mismo. Lee el resto de esta entrada

¿Cómo enseñar a pensar a los hijos?


Nuestros hijos están aprendiendo muchas cosas y necesitan de nuestro acompañamiento experto porque no todo lo que piensan tiene el mismo valor. Pensar, pensamos todos, pero acá consideramos el correcto pensar, el pensar que aclara dudas y enuncia soluciones (también se puede pensar oscureciendo las dudas y las soluciones).

cambiarkr4Observar atentamente es uno de los primeros pasos para pensar; hacer el esfuerzo de concentrar la atención en un asunto para distinguirlo de otros es muy importante. Por el contrario, curiosear en todo lo que llama la atención no es buena receta ya que conduce a estar enterados de todo pero superficialmente.

La reflexión personal, el esfuerzo por comprender a fondo lo experimentado: buscar las causas, comprender las consecuencias compararlo con lo que yo –el hijo- ya pensaba sobre el tema.

Descubrir que la verdad produce una sensación de seguridad en quien la conoce y mientras menos verdad se tiene, menos seguro uno se siente. Lo contrario sería un error: el médico diagnostica una enfermedad y prescribe su tratamiento porque sabe lo que hace no porque así lo siente.

El estudio de casos. Podemos conversar con nuestros hijos sobre un tema cercano conocido por ambos y animarle a comprender las causas del suceso así como sus consecuencias; analizar si hubiera comenzado de otra forma, cómo habría acabado, cómo podrían haberlo resuelto de otra manera, etc.

La investigación continua también es una alternativa: comprender las ideas y las soluciones de otros nos da un ejemplo de cómo hacerlo nosotros y por lo general nos adelanta enormemente en el conocimiento. Por ejemplo leer juntos el editorial de un periódico serio y alentarle a identificar lo que dice y lo que supone relacionándolo con lo que acontece realmente.

Más que enseñar, hay que aprender a pensar ya que es una actividad personal. En la vida hay que aprender a pensar bien de forma que guíe mi obrar para ser feliz (todos los padres deseamos que nuestros hijos sean felices). Esta es la primera condición y la segunda es que sea en cuestiones relativas a la edad y capacidad de los chicos.

¿Y si no nos ocupamos de esto? Pues otros lo harán… Tal vez –con sus riesgos – nuestro mismo hijo, sus amigos, la televisión o el internet. A nosotros nos toca promover, ¿estamos dispuestos?

Cuando termina el colegio…


Estudiantes SMLa universidad representa un momento privilegiado para discernir, sintetizar y cultivar las lecciones más importantes aprendidas en el colegio. Los nuevos estudiantes experimentarán en carne propia lo que significa “crecer” en el sentido que ampliarán sus capacidades y conocimientos. Lee el resto de esta entrada

Liderazgo y participación en la escuela


Les dejo las diapositivas prezi que preparé para presentar el libro del autor Edistio Cámere.

Participar no alude a un activismo hueco, sino que se refiere a tomar parte en las responsabilidades de la organización, según los ámbitos de competencia específicos. Es decir, “en la formación de una cultura de liderazgo la escuela debe estar atenta a fomentar y crear espacios de participación y toma de decisiones también a nivel de los alumnos.”

Selección de personal


Heineken nos brinda una creativa muestra de selección de personal.
Para un puesto de alta velocidad en educación, sí que sería una buena alternativa.
¿Qué opinan?

Familia y sexo


Apuntes para padres y otros educadores acerca de qué es y cómo conducir la educación sexual de los niños y adolescentes:

A %d blogueros les gusta esto: